Header Ads

El 20% de la población dominicana vive en condiciones de hacinamiento

RD tiene un déficit habitacional de alrededor 2,199,377 viviendas.

SANTO DOMINGO. Las desigualdades internas y el estancamiento generalizado marcados por el hacinamiento crítico permanece inalterable en el 20% de la población de la República Dominicana de menores ingresos.

Luego de estudiar casi dos décadas el desarrollo de las políticas habitacionales en República Dominicana, los resultados de un estudio de Ciudad Alternativa con apoyo de la Organización Global para el Desarrollo (Oxfam) y el Center for Economic and Social Rights (CESR), concluye que el déficit habitacional del país se mantiene en alrededor de 2,199,377 unidades habitacionales.
Advierte la entidad que la situación afecta de manera diferenciada a las familias que residen en comunidades con vulnerabilidad ecológica.
“En ese sentido, podemos afirmar que la no acción para mermar el déficit habitacional que se ha observado en los capítulos anteriores, incrementa la exclusión socioeconómica y territorial de las familias, y acentúa además vulnerabilidad ante fenómenos naturales”, son una de las conclusiones de la investigación.
“Las marcas de la política habitacional: vivienda, derechos humanos y fiscalidad, es el título del estudio que señala como de baja eficacia las políticas y recursos públicos destinados para mitigar los asentamientos humanos.
El objetivo es analizar la política habitacional implementada por el Estado dominicano en el último quinquenio, y sus resultados en torno a la garantía del derecho a una vivienda digna.
Sobre el particular, asegura que en 15 años, República Dominicana registra 226 muertes y más de 285,000 desplazados, miles de familias llevan entre 15 y 30 años viviendo en los mismos albergues que utilizaron como refugios, casas improvisadas y ranchos como principal cobijo, precariedad extrema en servicios sanitarios.
Sobre la construcción de las viviendas de La Nueva Barquita, el estudio revela que representa un 0.34% del déficit habitacional de la provincia Santo Domingo, lo que demuestra una carencia de política habitación clara y excluyente para los más pobres.